Suculentas y Cactus

Género Aloe

El género Aloe está compuesto por más de 500 especies de plantas suculentas arbustivas de la familia Asphodelaceae nativas de África, Madagascar y la Península Arábiga. Varias especies se cultivan como plantas ornamentales y por sus beneficios medicinales.

Las especies del género Aloe son monoicas (flores de ambos sexos), perennes, con raíces poco profundas. En su mayoría habitan climas áridos, pero en realidad crecen en una variedad de climas, incluidos desiertos, pastizales y lugares costeros o incluso alpinos y están ampliamente distribuidas alrededor del mundo.

La mayoría de las plantas de Aloe tienen una roseta de hojas a nivel del suelo o al final de un tallo. Las hojas suelen ser suculentas y carnosas con bordes dentados afilados, a veces, en toda la superficie de la hoja, para ayudar a evitar que los animales más grandes mastiquen las hojas.. 

Para las plagas más pequeñas y aquellas que no se desalientan por las espinas, se produce un exudado amargo justo debajo de la superficie de las hojas. Esto se conoce como amargo de aloe, una sustancia que los humanos han estado usando con fines medicinales durante miles de años.

Ciertas especies de Aloe retienen densas hojas muertas alrededor de sus tallos para servir como aislamiento contra el calor de los incendios forestales.

Las flores tubulares del Aloe varían en color de blanco a amarillo a rojo. Muchas especies son polinizadas por aves, como los pájaros del sol, y los racimos de flores de las especies del género Aloe están sostenidos por tallos altos y resistentes sobre los que las aves pueden posarse. 

Las semillas se producen en cápsulas secas.

Especies destacadas