Suculentas y Cactus
suculenta podrida

Paso a paso: Cómo salvar una suculenta podrida

Aunque las suculentas son conocidas por ser plantas resistentes y duraderas pueden surgir situaciones que las dañen. Debido a que son plantas desérticas, requieren poca agua, y, por lo general, no son susceptibles a la infestación de insectos y plagas, pero el exceso de agua puede atraerlas, así como provocar que se pudran las raíces o el tallo de las plantas suculentas. Si tus suculentas se pudren toma medidas, puedes salvarlas, sólo si son tratadas inmediatamente.

Pasos para recuperar una suculenta podrida

  1. Revise la planta en busca de áreas infectadas. Suelen aparecer como manchas de color negro o marrón oscuro, generalmente en la parte baja de la planta. Otros signos de raíz podrida, o del tallo, incluyen la piel arrugada con un tinte oscuro bordeando el área infectada.
  2. Automáticamente deje de regar una planta suculenta podrida; retírela de su maceta; retire aparte la mezcla del suelo; y limpie la maceta a fondo para asegurar que no queden restos del hongo.
  3.  Corte el tallo negro infectado de la planta con un cuchillo de jardín. Deje que la porción sana de la suculenta se seque naturalmente, con luz solar directa, durante varias horas. Si otras áreas de la planta muestran signos de pudrición, aunque sean mínimos, manténgala vigilada. Las suculentas pueden recuperarse de la podredumbre del tallo si se riegan adecuadamente y se colocan en un lugar cálido y seco.
  4. Usando la maceta limpia o nueva, combine con partes iguales de tierra, arena gruesa y musgo de turba. No reutilice ningún material utilizado en la planta infectada.
  5. Vierta aproximadamente 5 cm de la mezcla en la maceta. Coloque la suculenta recién curada en la maceta con las raíces en la parte superior del suelo. Llene la maceta con la mezcla de tierra hasta que llegue a la base de los tallos. Aplique con firmeza el suelo alrededor de la planta.
  6. Coloque su suculenta en un lugar iluminado y cálido. Las suculentas prefieren los climas secos, por lo que no deben colocarse en lugares húmedos.
  7. Riegue la planta con agua suficiente para humedecer el suelo hasta una semana después de haberla replantado. Después que el suelo se haya secado completamente, puede regar más a fondo.

Asegúrate de que tu suelo esté bien drenado, esto hará que la suculenta crezca mejor. Plántala en una maceta con agujeros de drenaje, de forma que entre cada riego, el suelo se vaya secando.

Como dato adicional, cuando cortas la planta suculenta podrida o un cactus podrido, puedes colocar canela en polvo en la herida para que cicatrice y evitar la aparición de hongos que dañen a tus plantas suculentas en recuperación.

Comentarios de Facebook

betitbet

-

lidyabet giriş

-
Casinovale
- Klasbahis - Pokerklas - Bahsegel güncel - cratosslot güncel giriş