Suculentas y Cactus
cactus epífitos

Cactus epífitos: Especies y cuidados

[ez-toc]

Probablemente has escuchado o leído sobre los cactus epífitos. El término epífito se traduce del griego (epi= encima de; phyte = planta). Se les llama epífitos porque crecen en otras plantas, esto no quiere decir que sean parásitos, básicamente tienen la habilidad de crecer de esta forma. Aproximadamente el 10% de todos los cactus son epífitos.

Cuando se trata de cactus, uno piensa inmediatamente en el desierto, pero no necesariamente es así. Los cactus epífitos son diferentes a otras especies de cactus, ya que se han adaptado para vivir y crecer naturalmente en las selvas tropicales de América Central y del Sur, en lugar de los ambientes semiáridos donde se encuentran la mayoría de las especies de cactus.

Cactus epífito sobre árbol

Cómo son los cactus epífitos

Los cactus epífitos comparten el mismo tipo de hábitat que las orquídeas, los helechos y las bromelias, y no obtienen su sustento de los árboles en los que crecen, sino del agua acumulada en el aire y de los nutrientes del compostaje de hojas y otros desechos vegetales en las ramas y los troncos, y que se humedecen con lluvias y nieblas frecuentes pero que se secan rápidamente. Este tipo de suculentas epífitas también se pueden encontrar en acantilados y afloramientos rocosos.

Existen varias hipótesis para explicar la evolución de los cactus epífitos. Se cree que estos cactus han evolucionado a partir de cactus columnares terrestres acanalados, cuya transición vino acompañada de varias modificaciones estructurales, como:

  • Desarrollo de raíces aéreas de modo que los tallos pueden permanecer unidos a la planta huésped.
  • Desarrollo de tallos en forma de hojas, lo que aumenta la relación superficie / volumen del tallo.
  • Tallos con nervaduras y médula más estrechas, lo que reduce la capacidad de almacenamiento de agua.
  • Pérdida de estructuras asociadas con el mantenimiento de una posición vertical (por ejemplo, nervaduras gruesas, formación de madera visible y colénquima).
  • Reducción o pérdida de las espinas, que evita que la luz solar llegue a los tejidos fotosintéticos.

Tipos de plantas epífitas

Dentro de los tipos de plantas epífitas podemos encontrar:

Epífitas obligadas. También conocidas como holoepífitas, epífitas típicas o epífitas verdaderas, son aquellas especies que pasan su ciclo de vida completo sin estar en contacto con el suelo.

Epífitas accidentales. Son aquellas especies en las cuales más de 95% de sus individuos son terrestres pero ocasionalmente algunos crecen y maduran sobre otra planta.

Epífitas facultativas. Son aquellas especies que pueden desarrollar su ciclo de vida completo ya sea en el suelo o sobre otra planta.

Hemiepífitas. Son aquellas plantas que, aunque crecen sobre otra planta, tienen conexión con el suelo en al menos una etapa de su ciclo de vida. Las hemiepífitas pueden a su vez dividirse en dos grupos:

  • Hemiepífitas primarias. Son aquellas que inician su vida sobre la corteza de otra planta y posteriormente producen raíces que alcanzan el suelo.
  • Hemiepífitas secundarias.Conocidas también como deuteroepífitas o pseudoepífitas, estas plantas inician su vida en el suelo y después llegan a ser totalmente dependientes de las ramas, las raíces viejas o los tallos de otra planta, ya que sus tallos mueren de manera gradual, de abajo hacia arriba, perdiendo su conexión inicial con el suelo.

cactus epífitos colgantes

Especies de cactus epífitos

Los cactus epífitos, son de la familia Cactaceae, que es la que agrupa a todos  los cactus, y se encuentran ubicados en la subfamilia Cactoideae. Los cactus epífitos se asignan específicamente a dos tribus distintas, la tribu Hylocereeae y la tribu Rhipsalideae.

La tribu Hylocereeae incluye muchas epífitas facultativas o hemiepífitas secundarias, que comprenden los géneros:

La tribu Rhipsalideae contiene cuatro géneros, principalmente de holoepífitas (epífitas verdaderas):

Rhipsalis representa el género más grande de cactus epífitos, con cinco subgéneros (Calamorhipsalis, Epallagogonium, Erythrorhipsalis, Phyllarthrorhipsalis y Rhipsalis) y 35 especies. Este género también incluye especies suculentas epilíticas, que son aquellas que crecen en hábitats abiertos y afloramientos rocosos.

Es posible  encontrar algunas otras especies de plantas suculentas y cactus que pueden presentar formas de crecimiento epífitas.

Consejos sobre el cuidado de los cactus epífitos

El cultivo y cuidado de los cactus epífitos, al igual que otros cactus, será mejor si entendemos las condiciones de crecimiento en su hábitat natural. Que un cactus sea epífito no significa que necesariamente  tengas que cultivarlo encima de un árbol. Puedes sembrarlo y cultivarlo en maceta tomando en cuenta que lo mejor es que sea en macetas colgantes por su característica natural de crecimiento. Esto variará y dependerá de cada especie.

Condiciones de luz para cactus epífitos

En sus hábitat naturales, los cactus epífitos reciben luz filtrada brillante en la mayoría de las situaciones. Un poco de sol directo está bien, pero más de unas pocas horas dañará la planta. Prosperan bien como plantas de interior debido a sus requisitos de iluminación relativamente bajos.  Particularmente, las condiciones de luz afectarán la disposición de la planta a florecer, aunque estos requisitos pueden variar entre algunas especies de cactus epífitos.

La mayoría de las especies suculentas y cactus epífitos provienen de los trópicos de América Central y del Sur, por lo que no son muy tolerantes a las bajas temperaturas a menos que provengan de grandes alturas, donde pueden tener que soportar heladas breves. Les gusta el aire en movimiento y les va mejor estar al aire libre, especialmente en verano.

Sustrato para cactus epífitos

Los cactus epífitos prefieren sustratos ricos, ácidos y muy bien drenados Como en otras plantas suculentas y cactus, el sustrato ideal para cactus epífitos debe tener buen drenaje para su crecimiento, sin embargo, es importante mantener la humedad, especialmente durante la temporada de crecimiento.

En general, mezclando una parte de perlita (para drenaje) con una parte de tierra para macetas, una parte de turba y una parte de mezcla de corteza de orquídea gruesa (para estructura y nutrición) se crea un suelo con excelentes condiciones para la mayoría de los cactus epífitos. Notarás que si bien esta mezcla se drena rápidamente, retendrá más humedad que una mezcla de cactus tradicional.

Riego de cactus epífitos

A diferencia de los cactus del desierto, los cactus epífitos deben mantenerse húmedos, pero no empapados. Regar profundamente una vez a la semana suele ser todo lo que se necesita para mantener estas condiciones, aunque en climas cálidos y secos es posible que deba regar con más frecuencia. Si ⅓  superior de la tierra está seca, es hora de regarla. Durante su período de inactividad, debe regar los cactus epífitos lo suficiente para evitar que se sequen por completo.

Propagación de cactus epífitos

Los cactus epífitos se propagan fácilmente a partir de esquejes o semillas. Los esquejes se pueden tomar en cualquier momento en que la planta esté en crecimiento activo, siendo mejor la primavera, pero también funcionará en cualquier momento durante el verano y principios del otoño.

Los cactus epífitos de tallo delgado, como la mayoría de Rhipsalis, se pueden plantar inmediatamente. Los géneros de hojas más gruesas deben dejarse secar durante uno o dos días antes de plantar. Los esquejes deben colocarse en una mezcla húmeda para macetas y deben mantenerse a la sombra durante al menos un mes, incluso podría ser mejor si se deja en esas condiciones hasta que aparezca un nuevo crecimiento activo.

Al tomar esquejes, recuerde que la planta tendrá que vivir de la energía almacenada en el tallo, y una pieza más grande, dentro de lo razonable, es mejor que una pequeña.

Comentarios de Facebook

betitbet

-

lidyabet giriş

-
Casinovale
- Klasbahis - Pokerklas - Bahsegel güncel - cratosslot güncel giriş